Hacia la Huelga Feminista

Hacia la huelga feminista
Blog

Ser ecofeminista es para mi una necesidad. Esta idea de que somos seres ecodependientes e interdependientes, que necesitamos de la Naturaleza y de las demás personas para vivir, para ser felices y para construir ese otro mundo con el que sueño; es la herramienta, el filtro y el marco en el que quiero seguir siendo y estando. Por este motivo, los feminismos en general y el movimiento generado a partir del 8M del 2018 en particular, son para mi espacios vitales imprescindibles para seguir construyendo mi activismo social y político.

Los pasados 26 y 27 de febrero, como parte de la Asamblea Feminista Unitaria de Sevilla, junto con otras 5 compañeras, tuve la suerte de ser parte de la voz y corporeidad que en Valencia se ha reunido en el V Encuentro Estatal Feminista con el objetivo de seguir construyendo argumentario y demandas y comenzar a organizar la huelga femininista del 8 de marzo de 2019 que esperamos siga siendo un referente y una muestra de fuerza en las calles de nuestros territorios, en sus 4 ejes: laboral, cuidados, consumo y educación.

Si algo caracterizó estas jornadas de fin de semana fue el gran entusiasmo que compartimos, más de 600 mujeres, con muchas ideas, mucha fuerza y muchas ganas de transformar este sistema en el que vivimos; apuntando al corazón del sistema patriarcal, capitalista y colonial, biologicista y capacitista, depredador de la tierra y los recursos de la Naturaleza y con la ilusión de transitar hacia un lugar donde no tengan cabida los fascismos ni racismos y con una mirada internacionalista e interseccional, donde todas las mujeres estén incluidas.

El trabajo- marco que desarrollaron las compañeras ha sido estupendo y prueba de ello es el dossier que elaboraron para compartir con todas las participantes:. Este documento de 46 páginas nos ayudaría a marcar el inicio de nuestros debates y hacerlo desde el camino ya recorrido, a partir de las aportaciones de las diferentes asambleas territoriales. Es importante recordar en este sentido que el encuentro estatal no es un espacio de toma de decisiones, sino un espacio de debate, de idas y venidas de argumentarios entre las asambleas, con el fin de que cada territorio pueda adaptar las diferentes ideas a sus casuísticas y necesidades concretas.

Nos dividimos en diferentes grupos para abordar 8 ejes: migraciones, consumo, feminización de la pobreza, cuerpos, laboral, cuidados, estudiantil (que pasó a llamarse educación) y, por último , violencias y justicia. Este último fue el eje en el que participé y me gustaría haceros un breve resumen del mismo, pues las conclusiones que se compartieron y consensuaron en el pequeño grupo fueron más que interesantes. En primer lugar, uno de los aspectos que más llamaron mi atención y que, sin duda, más me reafirman en que estoy en el movimiento adecuado, fue el rechazo unánime a las políticas punitivistas. El sentir general y compartido se recoge en titulares como “feminismo no es punitivismo” o “ellos piden cárcel, nosotras justicia”. Discutimos largo y tendido sobre sentires, necesidades y experiencias; para finalmente concluir en algunas líneas, entre otras:

- Reivindicar la despatologización de las mujeres psiquiatralizadas y de las personas disidentes de género.

- Solicitar la revisión de los protocolos de actuación de ayuntamientos en casos de agresiones y violencia de género

- Presionar para lograr que las mujeres migrantes dispongan de intérpretes en las denuncias de las agresiones machistas y también en sanidad, mediación, etc.

- Tratar las violencias machistas no desde un pacto de estado, sino como una cuestión de estado

- Exigir el 7% de los presupuestos generales del Estado para terminar con las violencias machistas

- Aplicar el Convenio de Estambul en su totalidad y con presupuesto suficiente

- Crear bolsas de mujeres feministas de empleo y de profesionales y expertas; creando así una red a la que poder acudir en caso de necesidad.

- Incidir en la formación de todas las personas que participan en el sistema judicial, formación desarrollada por personas feministas.

- Crear una red de abogadas feministas

- Fomentar una educación afectivo sexual que incluya las diversidades sexuales sin estereotipos y las identidades y/o expresiones de género.

- Modificar la ley de extranjería.

- Exigir una ley integral contra la trata.

Y, por supuesto, pasamos a la traducción de este argumentario en posibles acciones para el próximo 8 de marzo; así nos volvimos a organizar en pequeños grupos, juntando a gentes de diferentes ejes, para recoger a modo de lluvia de ideas que al día siguiente serían presentadas en plenario, con el fin de trasladar a los distintos territorios.

Las ideas que tuvieron más fuerza fueron:

- Organizar 8 días de revueltas y dedicar cada día a un eje diferente.

- Desarrollar piquetas informativas previas al día 8 y el propio día en mercados, centros de salud, universidad…

- Organizar una besada transbibollera el día 7 de marzo

- Colocar perchas con los motivos de la huelga en medios de transporte público, calles, etc.

- Sacar mandiles a los balcones desde el día 1 de marzo.

- Organizarse en los Carnavales.

- Desarrollar dípticos y octavillas informativos, asambleas abiertas, meriendas feministas, charlas...

- Hacer acciones frente a los grandes centros comerciales textiles. Como ya se ha hecho anteriormente en Madrid o Sevilla (Decreacción: ropa gratis”)

- Organizarse el día 9 de febrero con la plataforma CIES NO

- Organizar el 14 de febrero en torno a “San Violentín” o “Enamoradas de la huelga”

Y, la acción que personalmente me parece más interesante, por ser una acción noviolenta y totalmente legal y también porque la hemos desarrollado desde nuestra asamblea: organizar una reclamación masiva en el registro de los juzgados el día 8 de marzo por la mañana, colapsando los mismos y usando esta herramienta de nuestro sistema para lograr una respuesta a nuestras reclamaciones.

El domingo quedó reservado para poner en común las conclusiones más llamativas de los diferentes ejes de trabajo. Un plenario multitudinario, donde se sucedieron algunos momentos de tensión que pensamos son interesantes tener en cuenta para conocer y para dar respuesta en la medida de nuestras posibilidades. Uno de los puntos calientes estuvo relacionado con el tema del trabajo sexual, un grupo de 10-12 compañeras se saltaron la metodología del espacio para exigir el cambio de este término por el de “mujeres prostituidas”; dado que estábamos abordando un punto especificado como de no consenso, todas las mujeres presentes frenaron esta falta de respeto al plenario, solicitando a estas voces disidentes que se expresaran por los medios previstos. Sin duda, fue un momento desagradable y, con mayor seguridad aún, es un tema que tendremos que ir abordando desde el respeto y la confluencia de miradas; aprendiendo a vivir en el disenso y construyendo desde el mismo…

Otro de los puntos calientes vino de la mano de Nicaragua. Al igual que en el caso anterior, en el espacio informativo dedicado a la Comisión Internacional, otra compañera se saltó la metodología del espacio y fue frenada por el plenario; posteriormente se le invitó a subir al micrófono, pero la persona ya no se encontraba en la sala.

Con todas estas y otras ideas, con mucha energía, volvimos a Sevilla, con ganas de contagiar y polinizar tras el encuentro valenciano. Desde entonces nos hemos encontrado en el espacio de AFUS, los días 9 y 10 se ha celebrado el encuentro de coordinación del movimiento feminista andaluz y en Sevilla también hemos impulsado una Asamblea Abierta que fuera lo más diversa posible. El primer encuentro de este espacio abierto fue el pasado miércoles 6 de febrero y ¡qué gran alegría! En torno a 50 mujeres se dieron cita en este espacio creado con el fin de calendarizar y coordinar acciones ya impulsadas desde diferentes colectivos y soñar juntas cómo queremos que sea el próximo 8 de marzo y ¡queremos que vuelva a ser histórico!

La próxima cita será el miércoles 13 de febrero a las 18:30h en el centro cívico Hogar San Fernando. Con lo que si eres mujer o disidente de género y quieres ser parte impulsora de la huelga feminista del 8M, ¡no dudes en sumarte!

Desde La Transicionera, por supuesto, nos comprometemos en esta línea y estamos trabajando para que los 8 días de revueltas y el próximo 8 de marzo sean un éxito, incidiendo en los aspectos del cuidado y consumo y bajo el paraguas del ecofeminismo que caracteriza nuestra cotidianidad y nos guía en el camino de la transición ecosocial.

Servicio